Blogia
MOONSA BOUDOIR

Tempesta (Tormenta)

Tempesta (Tormenta) Ha esclatat en el centre mateix del meu neguit, quan donava voltes al llit mirant de no trencar les teranyines de son que t'acaronaven. Ha estat com una bojeria pròpia i aliena alhora, com si la capa superficial d'enganxosa mandra blau-grisa sortís volant sota la tamborinada d'aigua impertinent i alliberadora. Un cor de trons estentoris i agosaradament profunds impulssaven la meva ànima i em feien arribar a una mena d'èxtasi sota les llums descarades dels llampecs, que il•luminaven el cel com si una càmara gegantina m'estés fent fotografies des d'allà dalt, mentre jo amb la meva, petitona i fràgil, intentava copsar-los sense omplir-la de pluja.


El fanal em mirava tot mort de vergonya, mentre es feia de dia durant un moment fugaç. I les fulles volaven assotant-se les unes a les altres en una frenètica dansa catàrtica. Jo hi era al bell mig, i ballava amb elles, el tors nu, les cames embogides, el cor amatent al ritme que la tempesta marca.
I tot d'una sospirava, ajaguda dins el meu recer de goig inesperat, de relaxació quasi violenta, per aixecar-me després i respirar fons alçant la cara al vent.


Sortia a mirarm'els de front i els espetecs elèctrics semblaven esmorteïr-se en la llunyania. Entrava a teixir la meva pau mentre els veia marxar i tornaven a llençar les traques més potents, les lluminàries més esplendents, els trons més ressonants.
Jogant així a fet i amagar amb la tempesta, totes dues ens hem revestit d'una dolça calma que ha anat arribant a poc a poc. Les espurnes dels seus ulls han anat allunyant-se sota la matinada humida, els meus ulls s'han anat tancant fins que m'ha confessat en les ales del vent que ja marxava i m'he adormit, en pau.

(Ya sabéis que no me gusta traducir(me) pero como otras veces, ahí va en castellano, lo mejor que he podido)

Ha estallado en el centro mismo de mi angustia, cuando daba vueltas en la cama intentando no romper las telarañas de sueño que te acariciaban. Ha sido como una locura propia y ajena a la vez, como si la capa superficial de pegajosa pereza azul-gris saliera volando bajo la tormenta de agua impertinente y liberadora. Un coro de truenos estentóreos y atrevidamente profundos impulsaban a mi alma i me hacían llegar a una especie de éxtasis bajo las luces descaradas de los relámpagos, que iluminaban el cielo como si una cámara gigante me estuviera sacando fotos desde allá arriba, mientras yo, con la mía, pequeñita y fràgil, intentaba captarlos sin llenarla de lluvia.
El farol me miraba muerto de vergüenza, mientras se hacía de día durante un momento fugaz. Y las hojas volaban azotándose unas a otras en una frenética danza catàrtica. Yo estaba justo en medio de todo eso, y bailaba con ellas, el torso desnudo, las piernas enloquecidas, el corazón atento al ritmo que la tormenta marca.
Y de repente suspiraba, tumbada en mi refugio de gozo inesperado, de relajación casi violenta, para levantarme después y respirar hondo alzando la cara al viento.
Salía a mirarlos de frente y los chasquidos elèctricos parecían amainar en la lejanía. Entraba a tejer mi paz mientras los veía partir i volvían a tirar las tracas más potentes, las luminarias más resplandecientes, los truenos más resonantes.
Jugando así al escondite con la tormenta las dos nos hemos revestido de una dulce calma que ha ido llegando poco a poco. Las chispas de sus ojos han ido alejándose bajo la madrugada húmeda, mis ojos se han ido cerrando hasta que me ha confesado en alas del viento que ya se iba, y me he dormido, en paz.

(Las imágenes las tomé con la cámara digital durante la tormenta de la pasada noche)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Brisa -

Hola Moonsa, en otro momentito te comentaré el post, hoy he querido pasarme para dejarte una triste noticia, aunque supongo que desearías conocerla. Hace escasamente tres días, conocí a través del blog de Miramar su último post desde la tristeza igual que la que me embargaba a mí y seguro que ahora en tí, mientras escribía mi última carta desde la tristeza.

He querido decirtelo pq sé que le apreciabas, y aunque lo hubieras leído igualmente en mi blog, quería dejarte todo mi cariño y fuerte abrazo en tu casita.

kuan -

Me ha gustado, casi he podido vivir esa descripción, de tu tormenta y la meteorológica, con la posterior calma y el sueño reparador de ambas. Me gustan las tormentas
Un beso

Moonsa -

- Morgia una ballada molt alliberadora. I sembla que varem estar compartint tempesta :))
- azzura no se me había ocurrido mirarlo desde este punto de vista, pero si está enfurecida con nosotros, motivos tiene. Y lo debe estar, sino mira el Katrina, incluso los pequeños tornados en Catalunya (parece que se enfada más con los americanos, y creo que con razón...) etc :S
- lua jeje, me cuido me cuido, pero algunas, como esta, y además coincidiendo con una orgia de rayos truenos y agua, fue muy reparadora ;)
- Triniiii! por primera vez he intentado eliminar un comentario del blog, porque vi que el tuyo salía dos veces, y al cargarme uno se han borrado los dos :S. Gracias de todos modos :***
- -chesa- me alegra que te guste. Y me alegra que te parezca tan real, porque a veces cuesta transmitir lo se ve, escucha, y siente en momentos como este.

-chesa- -

Esta todo tan bien definido, tan real , hasta la tormenta me ha parecido escucharla. Un beso.

lua -

Cuídate de las tormentas internas,... las otras acaban pasando.

Dark kisses

azzura -

impresionant reina ;)
El caso es que la naturaleza se enfurece cada vez más con nosotros..
Saludosss

Morgia -

bona ballada, sota un cel magnific.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres