Blogia
MOONSA BOUDOIR

Hambre

Hambre

Hambre egoísta, peligrosa, ansia incontenible que me convierte en una adicta, con un nudo en el corazón y sufriendo horrores cuando como acompañada, sintiéndome exactamente igual que un alcohólico delante de un cubata en una reunión de amigos. En debate constante conmigo misma cuando como sola.

Ansia, ansia, ansia, ansia....

Y luego las consecuencias que me paralizan, que me bloquean, que me convierten en una persona que no soy, encerrada en una funda que me entorpece, que no me deja ser. El llanto y la impotencia de no saber cómo modificar todo esto. El nerviosismo y la depresión cuando intento seguir una dieta. La desesperación cuando los médicos me dan una fotocopia amarilla con un régimen y dos palmaditas en la espalda.

Encontré en Internet "Comedores Compulsivos Anónimos" y me creí salvada. Pero no, en absoluto. No me extenderé al respecto pero definitivamente yo no pinto nada ahí, ni puede ayudarme esa asociación, ni me siento identificada, ni puedo de repente hacerme creyente para "facilitarme" las cosas, ni... bueno he dicho que no me extendería, pero me sentí como una extraterrestre allí dentro.

Mi obsesión crece con mi barriga, y con mis dolores de espalda y mi dificultad para seguir trabajando (profesora de música, canto e interpretación, y además la mayoría de mis alumnos niños y adolescentes) y además adoro bailar, y la naturaleza... y como la bola de nieve que rueda montaña abajo, cuanto más anquilosada y grande, menos me muevo, porque me canso, me duele, me pone de una mala leche monumental.

Soy una mujer terriblemente sensual, y toma ya, que mal me siento con el envoltorio este. Tendría que aceptarme, y me he aceptado hasta un cierto punto, el punto en que eso influye en mi vida, no sólo por cuestiones estéticas. Aunque por este lado... a mi marido le encantaría que me pusiera lencería y otras zarandajas. Me parece cojonudo si a el le gusta mi aspecto con eso, pero a mi verme casi así (tengo las piernas más delgadas y algo menos de pecho :D):

 

 

 

como que me pone de mal humor, y me siento cualquier cosa menos sexy. Me estoy equivocando? Tal vez, pero es lo que hay, por más que rebusque dentro de mi. Es como lo de creer en Dios. Si no me gusto no me gusto, ya puedo intentar autoconvencerme por activa y por pasiva.

Luego me pregunto que esconde esta ansiedad, esta adicción.

¿De qué tengo hambre en realidad? El no tener cubiertas mis necesidades principales y andar siempre a la última pregunta, pidiendo ayuda a la familia, siempre en un "ay" de que esta semana no pueda ir a comprar lo mínimo, o de que nos vuelvan a llamar del Banco, de no poder poner gasolina para ir a trabajar, de decir a los amigos que no, otra vez no puedo salir.... eso me da hambre, hambre de un poquito, sólo un poquito de tranquilidad económica.

Hacer un trabajo que adoro pero siempre en condiciones precarias y angustiantes me da hambre. Hambre y ansiedad.

Hambrienta de amor probablemente, con unos padres que me quieren pero que siempre me dejaron ahí un hueco, y ellos probablemente ni lo imaginan. Con un marido que me quiere pero que no es precisamente demostrativo.

Mi maternidad frustrada me da un hambre de leona enjaulada. 

Hambrienta de música, porque no tengo tiempo ni ganas de andar empezando más proyectos ni buscando más músicos, y con los que estoy, son excelentes músicos y excelentes personas, pero no vibro, me aburro, no siento, ni me gusta lo que canto.

Y seguramente también sedienta.

 

 

Sedienta de tiempo, sedienta de magia, sedienta de ilusiones.....

Nunca quise ser una amargada insatisfecha y últimamente me pregunto si no me estoy convirtiendo en eso.

Se que todo suena muy negro negro, quizás incluso un poco patético.

Me da igual como suene. Esa es mi otra cara, la que aunque muy obviamente se ve, en realidad la gente no percibe. Sólo perciben esa mujer rápida y llena de energías y de amor para dar y vender, rebosante de imaginación y con una voz que es sentimiento puro. Perciben fuerza, un atisbo de locura, un sentido del humor ágil e indestructible.

Pero ahí detrás está la otra, encerrada en su embalaje, impotente, me repito, y muerta de ansia incontenible, adicta, punto.

Y cómo no soy bulímica ni anoréxica y de estar "gordito" no se muere nadie (mentira!!! igual no es tan fulminante pero....la obesidad mórbida no es ningún regalo ni para la salud ni para la calidad de vida), pues hala, tu hija mía con tu alegría, y con tu carácter, y cuídate un poquito, y camina, y has de tener un "poquito de fuerza de voluntad" (cuando me dicen eso lloraría, a gritos, y les arañaría).

Me ha venido bien soltar todo esto aquí, mira tu. En realidad lo he hecho porque sabía que me vendría bien, no es que vaya a ser una solución, seguramente ni el principio de una, pero estoy respirando profundamente, como aligerada y relajada.

Así que gracias por dejarme desahogar :))

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

13 comentarios

G -

Al leer el texto me he sentido muy identificada...
Veo que es de hace más de un año, espero que estés bien.

Trini -

Moonsa, vengo a darte las gracias por el comentario que dejastes ayer en mi blog. Nunca pudo ser más acertado al tema del que escribí.
Espero que estés bien y deseo que pronto publiques algo aquí.

Besos muchos. Cuidate

Brisa -

Paso a dejarte un fuerte abrazo Moontsa.

Juana -

moontsa! gracias por pasar por Moonlandia, que lindo tu blog! es algo diferente a lo que estoy acostumbrada, y me encantó!
hermosas historias, bellísimas. y qué buenas imagenes!
abrazos siderales!

Moonsa -

Gracias Brisita :))
Sabes, se que no estoy sola, pero la gente que me rodea se sienten impotentes también, quieren ayudarme y no saben cómo, no saben que decirme por temor a herirme. Es todo muy, muy difícil :))

Brisa -

Recuerdo una vez en una excursión hace algún tiempo, la meta que me había puesto era un poco excesiva para mí o al menos así lo sentí cuando la fuerza parecía abandonarme y solo deseaba sentarme para descansar, mientras el resto del grupo continuaba como tirado por un resorte, hubo un momento que paré y casi gritando dije NO PUEDO MÁS, me decían que podía y pude, pero entretanto cada vez que alguien me lo recordaba era como si me estuvieran clavando aun más en el suelo, me dolían las palabras casi más que los pies, me sentía sola y diferente. Pero luego me di cuenta de que sola no lo habría logrado.

Todo eso te lo cuento mi querida Moonsa, porque yo creo que la vida es un trabajo en equipo, aunque cada uno viva la suya y a veces cosas que hacerlas solos nos resultaría imposible, hacerlo apoyados por un equipo no digo que resulte fácil pero creo que nos ayuda a acercarnos al logro.

Creo que eso es lo que probablemente haya cambiado está vez, puede que ese cambio precisamente es lo que te acerque al éxito, porque si te fijas, no estás sola, a veces aunque nos cueste lo que necesitamos es mirarnos y descubrir en que necesitamos apoyo para lograr nuestro propósito, todos somos un poco tú amiga, cada uno a nuestra manera, independientemente del peso de cada cual y es que las personas además de seres humanos somos un poco espejos.

Te ofrezco mi apoyo y un fuerte abrazo.

Moonsa -

- Trini es un paso, lo se, pero me siento atascada ahí, me siento atascada hace tiempo. Seguramente si suelto lastre lo publicaré, como ayuda, es como hacer, de un modo virtual, al menos, que caiga la máscara, contar lo que pasa de verdad y cómo me siento de verdad.
Reabrir el blog dices, jeje, nunca lo cerré, lo que ocurre es que soy muy.... irregular ;) Y también lo soy leyendo los vuestros. No hay justificación, es así, es como me siento, también. Besos :***
- Kuan que digas tu que se puede suena mejor porque has vivido algo similiar, suena tranqulizador :)).
Se donde estás, y probablemente me apetezca hablar de ello. A ver si tengo un momento mañana. Gracias amiga :***
- Etereo lo que pasa, lo que añade ansiedad a mi ansiedad (tela!) es que llevo toda la vida analizando. Hace muuuchos años, iba al psicólogo, y ella me decía que yo ya sabía lo que me pasaba y por qué. Pero no parece que eso me haya ayudado mucho. Quizás el problema es más profundo o no doy con la llave. Intento hacerlo exactamente como propones tu, sólo que tengo terror a que todo se vaya al traste dentro de nada, porque no soy constante. Hasta hace unos meses, quizás un año o así, disfrutaba de la vida a pesar de todo, pero últimamente, la verdad no es como antes. Y eso me asusta y me deprime. Sigo intentándolo, quizás sea uno de esos "toques de fondo" de los que se supone que uno sale mucho mejor. Lo espero de veras! Un abrazo!
- Bienvenid@ reikiaduo, la imagen me pareció grafiquísima, no sólo de mi hambre física, sino todavía más de todos los otros hambres. Sobre trucos... supongo que he practicado trucos de todos los colores, soy casi un circo ambulante ya :))) pero han caducado ;).

reikiaduo -

La imagen que has elegido (esa tigresa hambrienta), es un acierto

Por otra parte, probablemente esté muy de acuerdo con tu marido y (te parezca lo que te parezca) estés "para comerte" a tí, pero esa no es la cuestión

Hay otras formas de saciarse, o como se dice, un hábito solo se quita con otro hábito que lo subsituya y ocupe su lugar

He visto como percibir felicidad era un truco practicón, claro que sobre trucos ¿quien puede ponerse en el lugar de otro?

Etereo -

El primer paso para la resolución de cualquier problema siempre es el análisis.

Tal vez estés nutriendo tu ansia por rellenar esos huecos que describes ingiriendo alimentos sin medida.
Llenarse de algo es llenarse.
Pero deriva en otros problemas.

Tal vez debas intentar ir buscando solución a cada cosa, pero poco a poco, y estableciendo una escala de prioridades. Y aunque te resulte difícil echar mano de la paciencia, ésta debe ser una compañera indispensable en esta travesía.

Poco a poco, amiga, alimentándote de cada pequeña viruta de felicidad o alegría que se vuelque en tu vida, y saca de ahí la voluntad y la decisión de CAMBIAR tu vida, o tu aspecto físico, o tu aceptación, para conseguir disfrutar de la vida que quieras disfrutar.

Un abrazo fuerte

kuan -

Ay, moonsa... Cómo te comprendo!! Nunca había hablado de esto, pero hace años llegué a pesar casi 15 Kg más de los que ahora peso... Eso duró alrededor de diez años. Era, también, comedora compulsiva, producto de un matrimonio muy insatisfactorio, de un exceso de responsabilidad con tres hijas antes de los treinta... y de otras cosas que no puedo contar por aquí; no soy tan valiente como tú... Esto me produjo una diabetes (aunque en mi genética exista esta enfermedad) que aún arrastro...

¿Cómo lo solucioné? Pues yo solita, aunque sigo, de vez en cuando, cayendo en ello, pero esporádicamente (las adicciones los son para siempre). Ahora peso alrededor de los setenta y de vez en cuando bajo algo de peso, pero me siento bien, me reconozco y me valoro en la medida de lo posible....

No es fácil, moonsa, pero sí es posible. Tú eres alguien tremendamente valiosa y valerosa, a la que yo admiro en muchos aspectos. No voy a caer en tópicos, pero sé que se puede, de verdad.

Änimo, amiga

P.D. Si te apetece hablamos de ello. Ya sabes donde estoy...

Trini -

Quizás, algun@s traslademos ese hambre de algo inconcreto, pero real, que padecemos, a la manía o el, vicío o, lo que creemos nececidad de comer...
Por otro lado, que te hayas puesto a escribirlo y a contarlo ya es un paso para, al menos, sentirte mejor en cierto punto contigo misma.

No voy a darte consejos, pues cada persona es única y lo que sirve para una a otras les cae como un tiro, pero sí te animo a seguir escribiéndo lo que te pinche el alma, aunque no lo publiques, que eso es libertad tuya, pero si a soltar el lastre en el papel.

Por lo pronto me alegro de que te decidieras a reabrir la blogs y espero que, intercalando realidades con ensoñaciones, verte a menudo por aquí.

Un fuerte abrazo y muchos besos

Moonsa -

Tea sin duda hay más, y me va saliendo a borbotones, es parte de un proceso que en parte yo misma provoco, porque necesito apartar el grano de la paja, reconocer ante mi misma un montón de cosas, deshacer mis propios tópicos, quitarme el puto disfraz de rol adquirido a lo largo de toda una vida.
No me sorprende que no te sorprenda jajaja. Es que llega un momento que creo que nos presentimos mucho los "infernales" :D.
Y si, parece que andamos aquejados de nostalgias, y sacando cosas muyyyy hundidas dentro de cada uno. Se que eso es bueno, pero en mi caso al menos, me siento como paralizada, o sea, lo saco, se que es un avance, se que lo necesito, se que es importante, pero... y ahora qué? :)) La paciencia nunca fue lo mío, pero es que son muchos años con esta impotencia y poniendo capas de grasa sobre mi verdadero yo :). Alguna lucecita se iluminará, tal vez, se me ocurre ahora, he de confiar en que se encienda en lugar de buscarla desesperadamente dándome de hostias a oscuras contra las paredes de mi alma.
Un beso :****

Tea -

Moonsa ... suelta lastre, y sigue haciéndolo que presiento que hay más ...

Bueno, ya saldrá...

Llevo días esperándote, y siempre me encontraba con la imagen congelada de Sustu.

No me ha sorprendido tu post. Es como si lo pre-sintiera.

Llámame loca, pero me dá que todos andamos en la misma onda, con una especie de nostalgia quizás de ... de nosotr@s mism@s.

Abrazo de osa, como siempre dices.

... y un enorme beso.

Adelante¡¡
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres