Blogia

MOONSA BOUDOIR

Caminos

 

 

 

Llegó el momento de empezar nuevos caminos.

ACTUALIZACIÓN: Pido disculpas a los usuarios no-blogger que hayan podido entrar en el nuevo lugar y se hayan encontrado que no les dejaba comentar, no tenía ni idea de que esa opción venía en la configuración por defecto. Me acabo de dar cuenta y ya he rectificado.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Memes, memes, memes

Hacía siglos que no ponía un meme en un blog, y mira este me ha apetecido, a saber por qué.

Lo he encontrado en "Un que passava ". Y aquí lo tenéis:

- Coge el libro que tengas más cerca, ve a la página 18, y transcribe la línea 4: "yo no firmara el libro, o fuesen libros que tuvieran tapas" De Pandora en el Congo, que acabo de terminar y cuya reseña está publicada en "Dejaboo " (red social de cultura que recomiendo encarecidamente a quienes aún no la conozcan) con fecha de hoy.

- A parte del ruido del ordenador, qué más se oye en este momento: Little One, de Herbie Hancock, que suena en la radio del blog , Last FM .

- Cuando te has reído por última vez: hace unos minutos, hablando por un chat con un amigo que hacía mucho tiempo que no "veía".

- Qué hay en las paredes del lugar donde estás en este momento? Tres estanterías de pié llenas de libros, apuntes, cd's, partituras y chirimbolos varios, una pequeña estantería-reliquia decorada por mi y llena de cintas de casette.

- Cómo vas vestido en este momento?: Bueno.... de "andar por casa". Pantalón de chandal negro, y un par de jerseis raídos que sirven precisamente para esto. Hace frío brrrr.

- Explica algo que los blogueros no sepan de ti: Estoy "intentando" aprender a tocar la flauta travesera y el piano.

- Cómo son tus manos? De tamaño medio, dedos más bien delgados en comparación con el resto del cuerpo, las uñas y pellejitos un desastre, oiga.... no es que me las muerda, pero las maltrato :)) Ah y tengo algunos hermosos arañazos de mi gata.

- Qué ves por la ventana? : Pues me he dado la vuelta, y a uno de mis gatos que quiere entrar. Más allá una pared, un jardín, más casas, unas montañas. Voy a abrirle al gato ;)

- Qué imagen podría definirte: Bohemia, desordenada, divertida, estresada :D.

Listo :)

No invitaré a nadie en concreto a que lo continúe porque alguna vez lo he hecho y me parece que me han maldecido en chino :)). Pero si a alguien le apetece, ya sabe.

 

El vicio de bloguear

El vicio de bloguear

Las personas pasan por diferentes etapas a lo largo de su vida, y algunas personas, como yo , para colmo son extraordinariamente inquietas y variables.

De ahí que desde que descubrí blogolandia haya abierto e incluso cerrado varios blogs.

Pues me voy a aventurar con otro.

Seguramente debido a las circunstancias especiales que estamos viviendo en Catalunya desde hace un tiempo, me venía picando muy seriamente el gusanillo de escribir un blog de opinión, en catalán.

Y eso voy a hacer. Aprovecharé para, volviendo un poco a mis orígenes blogueros, hacer posts informativos, culturales, etc....

Pero no dejo el Boudoir, por supuesto que no. Seguiré escribiendo aquí sobre mis vivencias, salpicadas de cuando en cuando por algún que otro pinito literario.

El otro espacio es un lugar más, para una de las moonsas varias que conviven dentro de una sola cáscara ;)

El blog en catalàn se llama El Calaixet (el cajoncito) y podéis encontrarlo pinchando sobre el nombre.

Si alguno de mis lectores castellano parlantes se asoma y halla en él brotecillos catalanistas espero que no se sorprenda ni mucho menos se ofenda. Ya sabéis todos cuan plural soy, pero tengo mi "puntillo" nacionalista, y últimamente con todo lo que está pasando, quizás un poquito más :)).

Vamos que sigo siendo la mezcla de catalana, andaluza, valenciana, y aragonesa que siempre fuí (y rusa por parte de marido :D), pero que a uno siempre le sale cierta vena cuando ve que su tierra natal anda tan vapuleada ;).

Y si eso sirve para abrir un nuevo espacio donde escribir, comunicarme... pues tanto mejor.

Lo dicho, que de aquí no me voy, sólo me reparto :D

 

Alucinaciones

Energía infinita, y desconcierto profundo, valle de lágrimas contenido conviviendo con las risas más espontáneas y sinceras. Silencio. Miedo quisquilloso y omnipresente. Ser feliz en medio de los desastres, porque nací así, con ese sello.

Mi cigarrillo

mi copa de vino

mi indefensión

mi enorme-falsa-con cuidado infinito-seguridad-de mentirijillas.

Mi mi mi

vete al cuerno con tu egocentrismo.

Nena tu escribías poesías desgarradas o dulces!

Es que ahora no escribo sabes, sólo vomito.

Qué asco, vieja poetisa de las formas bellas

en qué te has convertido!

En mi misma, con mi grandeza

y mi miseria, voz en off que me cargas y me agotas.

No es hermoso!!! me grita.

Pero lo siento, sabes,

en el centro del alma.

Mi gata cachorro cazaba ratones de cartón

hasta que descubrió que aquello era un juego.

Yo entrelazaba tinta con papel

pasional o armonioso

hasta que descubrí (recién, hace un minuto),

que todo era disfraz.

Hipocresía? NO!

Deseos de gustar,

de ser querida, y admirada,

literata, sensible.....

Ay que se me va la mano

a las metáforas hermosas

y no puedo

desgranar crudezas.

Mi propio pozo oscuro salía de paseo

(y ahora sale....)

con retazos de mil y un colores,

que cubrían, que decoraban, que locos de atar se desataban

con aspecto de solemnes, a veces

y otras veces tan vistosas flores.

Ahora soy yo

y todo rima menos,

el desencanto es lo que es,

y el tedio.

Se rompe todo, como diría antes,

"por las grietas dolidas de mi alma"......

Se benévola, YA, contigo misma.

Y si así hallabas modo de expresarte?

Sí, lo tenía, pero.....

Sabéis, cuando escribo poemas,

los canto, y cuando los derramo en el papel,

no pueden escucharse.

Infitintos agudos trabajados

o graves arrastrados, indolentes,

ciegos de rabia, alcohol, y pena.

Y qué me representa más?

Mis ojos.

Empañados o alegres,

ciegos, locos.

Si me canto delante de un espejo

mucho rato,

tanta mirada, y tanta voz,

me matan.

Con los dos sentidos, dicen,

soy expresiva y tan sincera,

como una loba en celo.

Es mentira.

No me son suficientes,

los unos, ni los otros.

Oigan, me mata,

aparentar ser tan extrovertida

y no tener ni puñetera idea

de expresar lo que de veras

tengo dentro.

Me peleo, me cuesta,

ser tan cotidiana,

casi no puedo.

Me empujan los versos

como un torrente enajenado de deseo.

Qué puedo dar entonces????

Un abrazo, fuerte apretado, tierno, gigantesco,

un grito alado al mundo y a la vida.

Yo te quiero!

 

 

Moonsa

 

Hambre

Hambre

Hambre egoísta, peligrosa, ansia incontenible que me convierte en una adicta, con un nudo en el corazón y sufriendo horrores cuando como acompañada, sintiéndome exactamente igual que un alcohólico delante de un cubata en una reunión de amigos. En debate constante conmigo misma cuando como sola.

Ansia, ansia, ansia, ansia....

Y luego las consecuencias que me paralizan, que me bloquean, que me convierten en una persona que no soy, encerrada en una funda que me entorpece, que no me deja ser. El llanto y la impotencia de no saber cómo modificar todo esto. El nerviosismo y la depresión cuando intento seguir una dieta. La desesperación cuando los médicos me dan una fotocopia amarilla con un régimen y dos palmaditas en la espalda.

Encontré en Internet "Comedores Compulsivos Anónimos" y me creí salvada. Pero no, en absoluto. No me extenderé al respecto pero definitivamente yo no pinto nada ahí, ni puede ayudarme esa asociación, ni me siento identificada, ni puedo de repente hacerme creyente para "facilitarme" las cosas, ni... bueno he dicho que no me extendería, pero me sentí como una extraterrestre allí dentro.

Mi obsesión crece con mi barriga, y con mis dolores de espalda y mi dificultad para seguir trabajando (profesora de música, canto e interpretación, y además la mayoría de mis alumnos niños y adolescentes) y además adoro bailar, y la naturaleza... y como la bola de nieve que rueda montaña abajo, cuanto más anquilosada y grande, menos me muevo, porque me canso, me duele, me pone de una mala leche monumental.

Soy una mujer terriblemente sensual, y toma ya, que mal me siento con el envoltorio este. Tendría que aceptarme, y me he aceptado hasta un cierto punto, el punto en que eso influye en mi vida, no sólo por cuestiones estéticas. Aunque por este lado... a mi marido le encantaría que me pusiera lencería y otras zarandajas. Me parece cojonudo si a el le gusta mi aspecto con eso, pero a mi verme casi así (tengo las piernas más delgadas y algo menos de pecho :D):

 

 

 

como que me pone de mal humor, y me siento cualquier cosa menos sexy. Me estoy equivocando? Tal vez, pero es lo que hay, por más que rebusque dentro de mi. Es como lo de creer en Dios. Si no me gusto no me gusto, ya puedo intentar autoconvencerme por activa y por pasiva.

Luego me pregunto que esconde esta ansiedad, esta adicción.

¿De qué tengo hambre en realidad? El no tener cubiertas mis necesidades principales y andar siempre a la última pregunta, pidiendo ayuda a la familia, siempre en un "ay" de que esta semana no pueda ir a comprar lo mínimo, o de que nos vuelvan a llamar del Banco, de no poder poner gasolina para ir a trabajar, de decir a los amigos que no, otra vez no puedo salir.... eso me da hambre, hambre de un poquito, sólo un poquito de tranquilidad económica.

Hacer un trabajo que adoro pero siempre en condiciones precarias y angustiantes me da hambre. Hambre y ansiedad.

Hambrienta de amor probablemente, con unos padres que me quieren pero que siempre me dejaron ahí un hueco, y ellos probablemente ni lo imaginan. Con un marido que me quiere pero que no es precisamente demostrativo.

Mi maternidad frustrada me da un hambre de leona enjaulada. 

Hambrienta de música, porque no tengo tiempo ni ganas de andar empezando más proyectos ni buscando más músicos, y con los que estoy, son excelentes músicos y excelentes personas, pero no vibro, me aburro, no siento, ni me gusta lo que canto.

Y seguramente también sedienta.

 

 

Sedienta de tiempo, sedienta de magia, sedienta de ilusiones.....

Nunca quise ser una amargada insatisfecha y últimamente me pregunto si no me estoy convirtiendo en eso.

Se que todo suena muy negro negro, quizás incluso un poco patético.

Me da igual como suene. Esa es mi otra cara, la que aunque muy obviamente se ve, en realidad la gente no percibe. Sólo perciben esa mujer rápida y llena de energías y de amor para dar y vender, rebosante de imaginación y con una voz que es sentimiento puro. Perciben fuerza, un atisbo de locura, un sentido del humor ágil e indestructible.

Pero ahí detrás está la otra, encerrada en su embalaje, impotente, me repito, y muerta de ansia incontenible, adicta, punto.

Y cómo no soy bulímica ni anoréxica y de estar "gordito" no se muere nadie (mentira!!! igual no es tan fulminante pero....la obesidad mórbida no es ningún regalo ni para la salud ni para la calidad de vida), pues hala, tu hija mía con tu alegría, y con tu carácter, y cuídate un poquito, y camina, y has de tener un "poquito de fuerza de voluntad" (cuando me dicen eso lloraría, a gritos, y les arañaría).

Me ha venido bien soltar todo esto aquí, mira tu. En realidad lo he hecho porque sabía que me vendría bien, no es que vaya a ser una solución, seguramente ni el principio de una, pero estoy respirando profundamente, como aligerada y relajada.

Así que gracias por dejarme desahogar :))

 

Hasta siempre, Sustu

Hasta siempre,  Sustu

En tan poquito tiempo, se me va otro...

Lo atropelló algún bestia hace dos semanas, pero al ser tan imprevisto esta vez me ha faltado valor para subir el post enseguida. Para mirar fotos...

Sustu fue un compañero original, especial, mezcla de golfo y tierno, de malicioso e ingenuo. Le recogí de la calle y él siempre volvia a la calle, aunque estaba castrado, le gustaba callejear. Eso le perdió. Bueno yo le perdí, el se quedó disfrutando de su libertad, que yo jamás hubiera osado quitarle :)

Te querremos Sustu, siempre, y no puedo decir nada más porque inevitablemente me viene a la cabeza Crazy y ya me he puesto a llorar recordándoles a los dos en el más puro estilo diluvio universal :)

Hasta siempre guapo!

Mudando la piel

Mudando la piel

Sentí un impulso, lo seguí, a ciegas, sin preguntarme, relajada, dispuesta.

Llegué a aquel pequeño lugar de agua cuando el sol estaba en lo más alto y ardiente del día, filtrado sin embargo por la espesa vegetación, espejeando sobre el agua que corría hacia abajo con su eterna y cambiante música.

Andé sobre las piedras que producen el diminuto estanque, encontré un rincón y me senté. Metí los pies en el agua, me mojé las manos, la cara, el cuello, el pelo....

Después me integré en aquel espacio y sin saber como, lloré. Que lágrimas más suaves y preciosas las que brotaban de mi sin esfuerzo y se unían al pequeño torrente de líquido y emociones que seguía su incansable camino montaña abajo.

Lloré sin pena, sin rabia, sin miedo, sólo lloré, como si con cada gota vertida de mis ojos plenos abandonara un cachito de piel vieja.

Algo se fue, el lunes, en el gorg, algo que ya no servía, cuyo ciclo terminó, una parte de mi que ya no era, cuyos restos, cubriéndome como por inercia, sólo entorpecían mi vivir, me hacían sentir pesada y agotada.

Todo se desprendió de mi, sin ruido, sin dolor, sin angustia ninguna.

Hablé con mis hadas y mis duendes, pedí, desterré, admití, busqué bajo mi piel y di con los lugares, las personas, las palabras. Se lo conté todo a los seres que pueblan los mágicos lugares de agua.

Ahora se que ese es mi lugar, donde verter, donde brotar, donde estar en comunión, donde sentir, donde escuchar, donde decir desde lo más hondo de mi, donde esperar, donde empaparme de calma, donde lavar mis heridas y cubrirme de polvo de oro y reflejos de sol en el río para volver nueva, limpia, fuerte, hermosa.

Gracias.

Deconstructing Moonsa

Deconstructing  Moonsa


Y a partir de ahora, utiliza la pregunta mágica amiga mía, cuando dudes si hacer algo o no, sólo recuerda: "TU qué quieres hacer?". Hasta ahora te perdiste tanto en lo que quizás querían hacer los otros, o en lo que los otros querrían que hicieras, o en lo que los otros opinaban que querrías o debieras querer hacer, que apenas si sabes quién eres tu y donde está tu lugar.

Sólo así te encontrarás, hazte esa pregunta, actúa en consecuencía, y si quieres algo, pídelo.

Y no analices más a la que no es. SE la que es, ella sola florecerá a medida que tu la vivas. Quizás te desconcierte un poco al principio, pero eres tú, así que no tardarás en acostumbrarte. Sólo permítete ser. No lo pienses. Hazlo.

Hasta siempre, Crazy

Hasta siempre, Crazy

Hasta siempre mi niño, el mejor de los compañeros, tanto tiempo, en tantas circunstancias, a veces muy difíciles, para ti, y para mí.  Pero siempre ahí, mi bebé cuando lo eras y mi bebé cuando ya casi eras un abuelito-gato.

Los últimos años de tu vida fueron muy tranquilos y felices, ya te lo habías currado, pobre mío, durante los primeros.

No hay más palabras.

Te quiero Crazy, hasta siempre. 

Debo estar aprendiendo

Debo estar aprendiendo

Debo estar aprendiendo algo....

Mientras las cosas se complican de un modo muy simple (contradicción absurda!), mientras tengo largos diàlogos con la insegura marioneta para convencerla de que no la dejo sola, lo que ocurre es que la estoy enseñando a vivir sin las cuerdas, sin la vergüenza, sin la dependencia de la titiritera intolerante que hasta ahora la manejaba (yo), mientras las noches siguen a los días en su cadencia de vals, me muero de deseo de agua, de deseo de luz, de deseo de calma.

"Qué sientes al dejar de vivir como una marioneta y convertirte en un ser real?" y dice ella, que soy yo: "Mucho frío y mucho miedo, pero a veces me pondría a bailar de alegría, porque descubrir que puedo vivir sin las cuerdas es tan hermoso!" y sonríe con una sonrisa enorme y extraña de muñeca que empieza a ser persona.

"Ahora tendrás que hablar por ti misma, qué tal te va con eso?" y ella tuerce la boca de madera que ya empieza a ser de piel y ofrece un extraño aspecto, y me dice: "No muy bien. No me sale la voz. La de mi dueña era fuerte y bien timbrada, la mía ahora es vacilante y un poco tosca, lo peor es que me siguen pidiendo que cante"

"Y tu quieres cantar?" "Como a la vida" me responde ella tan entusiasta como melancólica casi sin dejarme terminar la pregunta. Parece que en ese punto se mezcló con el alma de la tirana alguna vez hasta un nivel muy profundo.

"Entonces cantarás, es sólo cuestión de tiempo, ya lo verás"

Y ella sonríe mientras se eleva sobre las puntas de los pies y agita los brazos desmañada, como si empezara a darse cuenta de que de verdad son suyos.

Debo estar aprendiendo a vivir, liberada de mi propia tiranía, más allá de las bambalinas del teatro del mundo, incluso dentro de mi cuerpo que por primera vez descubro vivo, y mío.

Tiene algo de mágico, pero es terriblemente desconcertante. Y volar sola aún me da mucho miedo, miedo de caerme desde arriba del escenario y partirme la cabeza de madera contra una butaca de la primera fila.

Pero lo haré, probablemente sólo es cuestión de tiempo.

Imagen : http://www.lapsusdememoria.com/fotoblog

 

Joder!

Tantos años luchando para no estar sola, como sil mi batalla contra la soledad impuesta y no elegida fuera la justificaión de mi rebeldía casi intrínseca, para acabar una noche con el amor durmiendo, los amigios charlando y al final partiendo, y mi blues cantando, en voz alta, sola en una sala vacía, con una afonía de cojones, impotencia y fuerza hermanadas y por un día desatadas.

Mi voz es mi vida, mi música es mi vida.

Incluso cuando mi voz está ausente, sigue ahí, es la ventaja de la cantante con un amplio registro hacia los graves, puedes billy hollydayar, puedes dejar que tu alma se rompa y te encuentras cantando como el culo, rompiendo tus pretendidas tesituras, tus prentendidos sentimientos y expresividades. sola, a última hora, lo aglutinaste too y a todos, y ahora estás SOLA cantando, afónica, rasgada, patetica? ridícula? o más tu y más sincera que nunca????.

Quiero cantar, cantar cantaaaaaaaaaaaaar.

Ni siquiera tengo ganas de llorar, eso pasó, al menos en este momento.

Verte, sentirte sola, reconocerlo, y no sentir falso orgullo, ni humillación. sólo verdad, y un enorme alivio.

Una vez más fui el aglutinante de todos, el centro de la fiesta... incluso sin usar mi voz........ y luego partieron, todos, con alegria, con al menos un cierto calor amistoso.

Y yo estoy SOLA com siempre estuve, donde siempre estuve, aunque ame, aunque me amen.

Y sentir paz y autoconfianza por esa soledad extraña y casi ... absurda!!!!!!!!

Y NO LLORAR, SINO VIVIR, ASOMBRARME CON UN CALOR NUEVO EN EL ALMA.

Gracias a la diferencia, a la marginación, a la lucha diaria casi no sentida, jamás (ni contigo amor) compartida.

Gracias!

Por poder gritarle a la noche sin trabas que me gusta gritar como un cuervo loco.

Gracias, por ver, gracias, por conseguir esperar, gracias, por llorar.

Gracias

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Proyecto Dosmilsietes


Estas son mis primeras aportaciones al Proyecto Dosmilsietes , una iniciativa que me encantó y que descubrí en el blog Amor Entintado .

Aquí podéis ver todas las fotos que han ido colgando. A ver si os animáis :)

A tí misma, con cariño, por idiota

A tí misma, con cariño, por idiota

Tu que has pontificado tanto sobre el amor, ataviada con túnicas de sabiduría y progresismo de tres al cuarto, tu que has construido una torre "inexpugnable" en torno a tu pedazo de escala de valores indestructibles, tu que has sido maniquea hasta el verdadero asco, "o es así, o es asá", no hay término medio. Tu que has "entendido" que les pasaran cosas a otros, aseverando gravemente que eso nunca te pasaría a tí, no por moralidad, sino porque tu eres y sientes bla bla bla....
Ahora parece que eso es lo que eras, efectivamente, bla, bla y bla.
De repente te pilla una crisis de los cuarenta, o quizás sólo te pillas a traición a ti misma cuando menos te lo esperas, y un ejército de mariposas gigantes te aletean en la tripa con fiereza por alguien que no es "quien debiera".
Amas a "quien debieras", estás construyendo con él algo hermoso, pero de repente te enteras de que no eres una estatua de sal y estás tan expuesta a sentimientos y deseos tan políticamente incorrectos que no sabes ni qué cara ponerte a ti misma.
Y luego vas y la cagas, y ahí te enteras de más cosas, que te dejan tan desconcertada y tan grogui que besas la lona del ring y sientes derrumbarse sobre tí un edificio entero que por lo visto habías construido con cemento defectuoso.
Eso te pasa por idiota.
Parece que afuera no pasa nada, o al menos no pasa mucho.
Pero tu tormenta sigue agitando el vaso de agua ahí, en el centro de tus entrañas.
Hoy alguien me dijo que en realidad debía sentirme afortunada por descubrir sentimientos nuevos. Qué quieres que te diga. No me hacían ninguna falta.
Quizás si, quizás es importante que haya averiguado tanto sobre mi. Pero duele. Y prefiero no pensar en lo que podríamos llamar "efectos colaterales".
Sabía que manejaba mal mis emociones, pero no que aún podía sorprenderme por eso.
Ahora apechuga con tu amor, con tu cuelgue, y con tus decisiones, superwoman de pacotilla, y por lo menos que esto te sirva para no ser tan confiada, no con los otros, sino contigo misma.
Amén niña.

Hasta pronto, amigo

Hasta pronto, amigo

La escribí en 1980, 17 años, TODAVÍA mucho más idealista de lo que soy hoy, enamorada de un sentimiento hacia la música que ni yo misma comprendía, y que mi entorno rechazaba por puro desconocimiento mezclado con grandes dosis de equivocada buena intención. Cuando empezaba a crecer en la mezcla de desconcertante orgullo que da el sentirse diferente, y el terrible dolor de saber que eso te hace estar solo. No es una maravilla de la literatura, pero a lo largo de mi vida siempre he recordado esta poesía, como algo que expresó con todas las herramientas que entonces estaban a mi alcance el desgarro agridulce que la música me producía, que la sensibilidad me regalaba (sólo ahora se que era un regalo, y tu me hiciste comprender...) al mismo tiempo que me hacía sentir rebosante de cosas que anhelaba dar y nadie quería recibir. Hoy, 26 años después, la rescato de un altillo semiolvidado pero seguro, para dedicártela a ti.

GUITARRA NO ESCUCHES MI VOZ (Montserrat Agustín, 1980)

Guitarra, no llores

que en cada nota parece

que mis dedos de amargura

te parten en dos el vientre,

parece que en tu agujero

la negra noche se pierde

socavando de armonías

la madera de tu caja.

Guitarra, no cantes,

que en cada nota se crece

la ilusión encadenada

reotorciéndose en la muerte;

se estiran en cada cuerda

los ojazos de la luna,

tiñendo de puro verde

tus lágrimas de amargura.

¡Guitarra, no calles!

Que en tu sombra se adormece

con tu silencio mi vida

y la luz desaparece;

se adormece por la inmensa

boca negra de tu caja,

y las cuerdas se despeinan

para hacer de tu silueta

una lúgubre mortaja.

Guitarra, no llores

que en cada lágrima pierdes

una canción de esperanza

vagabunda que contienes.

Que en cada lágrima sangra

tu costado polvoriento,

que cada lágrima deja

sni voz, sin vida, a una cuerda.

¡Guitarra, vuelve a tu canto!

que a pesar de todo quiero

y necesito tu queja.

 

Con todo mi amor, a Pier Luigi Cimma,

gran guitarrista, gran maestro, gran músico

y por encima de todo,

una persona extraordinaria.

 

Paz, magia y música

Paz, magia y música

Acabo de llegar de un concierto muy especial.
Esta noche, en el Teatre Grec de Barcelona, dentro del Festival BCN Grec 2006, la orquestra Jeunesses Musicales World Orchestra, el Orfeó Gracienc y la Coral Carmina, interpretaban la 9ª sinfonía de Beethoven. Si, la que estáis pensando, la que muchos conocemos por el popular "Himno a la alegría".
El concierto, bajo el título "70 anys després..." (70 años después) era un homenaje al gran Pau Casals, que un 18 de julio de hace 70 años, se encontraba ensayando en el Palau de la Música esta sinfonía, que debía haberse tocado aquel 19 de julio en el Teatre Grec, como cierre de la Semana de la Paz celebrada entonces en Barcelona, previa a las Olimpiadas Populares. Durante el ensayo recibió una llamada del Conseller de Cultura de la Generalitat, comunicándole el alzamiento militar contra la República, y pidiéndole la suspensión del ensayo, y del concierto.
Casals se dirigió a los músicos y al coro y les pidió, como despedida, que tocaran el final. Aseguró después que las lágrimas le impedían ver las notas, y que algún dia la paz llegaria al país, y entonces volverían a tocar la Novena. Mientras tocaban el final en aquel último ensayo, en la calle se levantaban barricadas.
Hoy caía una llovizna intermitente sobre Barcelona, momentos antes del concierto, pero ha parado durante unos minutos, los suficientes para que se presentara el homenaje. Justo después de la presentación, la lluvia ha vuelto, suave pero terriblemente amenazadora para los instrumentos, y los músicos han salido ràpidamente del escenario.
He presenciado otras veces la suspensión de espectáculos al aire libre por causa de la lluvia, y por regla general no esperan más de media hora para anularlos. Hoy hemos esperado casi una hora. Tensos y esperanzados a la vez, oyendo como el director del Festival pedía por megafonía un poco de paciencia y manifestaba la esperanza de que lo que Franco arruinó hace 70 años no lo arruinara la lluvia esta noche.
El director de uno de los coros ha saltado al escenario, los cantantes se han levantado, y nos han cantado el "Cant dels Ocells", "para hacernos más amena la espera". Cuando han terminado ya casi no llovía. Han atacado entonces las primeras notas de "Rossinyol", y ante nuestra emocionada sorpresa, al final de la canción, el director se ha encarado con el público para dirigirnos, para que cantáramos juntos. El Grec estaba a rebosar, y como una sola voz ha entonado el final de "Rossinyol", afinado, grande, lleno de fuerza, con el público entregado convertido en un gigantesco coro.
Y al final había parado de llover, y empezaba a clarear.
El concierto debía haber empezado a las 22 horas y eran las 22,55 cuando se ha iniciado, por fin, con la lluvia respetando  lo que la guerra no respetó en su día.
Al final de cada movimiento el director miraba al cielo dubitativo pero sonriente.
Y en el último movimiento han entrado las voces... ha sido mágico.
Cuando ha terminado, el público puesto en pié ha cubierto de bravos y aplausos a músicos y cantantes, la emocionada ovación ha recorrido las gradas del Grec, que, tengo que decirlo, es un marco realmente incomparable para este tipo de acontecimientos. La gente miraba al cielo aún, las nubes se habían  apartado completamente del teatro, y sobre nosotros las estrellas lucían en un círculo irregular que terminaba poco más allá del recinto.
El director se ha dirigido al público para comentar que "es la primera vez que tengo que tocar un bis después de la Novena". Risas y  bajada general de la tensión, y otra vez hemos oído el final. Aquel final, que tocó Pau Casals en el ensayo, con su orquesta y con el Orfeó Gracienc hace 70 años.
Ha sido uno de esos momentos en que uno se siente en comunión con el mundo entero y agradecido de estar vivo. Y en paz.
Cuando luego te pones a pensar, ya en casa, y necesitas escribir, sabes, con cada letra, que no puedes transmitir lo que se ha sentido allí, y sientes, en cada letra, que quizás el cielo derramaba tímidas lágrimas recordándonos lo rota y estropeada que está la paz mundial.
De todos modos, por esta noche, gracias a la Música y gracias a la Vida, como decía Joan Baez.

Vaivenes

Vaivenes

La subida fue tan vertiginosa, veloz, desbaratada, loca, que apenas si me queda goma que quemar para echarle el freno a la bajada. Ah no perdón, que no es bajada, es plenitud, llanura immensa donde pacer serenamente y disfrutar de lo que aprendí antes. Mi alma rebelde de por si se agota intentando explicarse que llamar al descenso plenitud no me sirve como excusa para vencer el miedo, para sobrellevar el peso de la vida que se gasta cada vez más deprisa. Se que tengo argumentos para hacer del aprendizaje algo mucho más grande que una vulgar excusa, pero incluso contra esto me rebelo, inútil, estéril, siempre con más esfuerzo del estrictamente necesario en cada etapa.

Y en un giro del camino, le grito al viento, hablando sola por la calle, noche de verbena (hoy es una de esas noches que todo el mundo ha pagado simbólicamente por el derecho absoluto de hacer locuras, de estar borracho, de divagar consigo mismo) le grito, decía, al viento, tu nombre. Mejor aún, tu abreviatura, esa abreviatura ambigua y cariñosa con que te regalé un buen día casi sin darme cuenta, que acabó siendo tu nombre en clave a dos, prohibido y tácito, inacabable e intímo, broma y augurio de una vida.

Te llamo con modestas condiciones. Modestas? Vivir más tiempo, no estoy segura si me hace más sabia, pero me permite manejar más variables, desde mi cerebro analítico y tendente a la justicia suma, al idealismo infinito, a la justificación más egoístamente altruista.

Y te llamo recordando que un día te metiste en mi cama con las botas y los pantalones puestos, el amoroso amigo contenido, abrazándome en silencio, porque sólo tu paciente silencio podía contener mis suspiros exhaustos de anhelar fantásticos paraísos ególatras.

Y le pido a no se quién que te devuelva a mi acuciante necesidad de compresión incondicional teñida de misterio deseable.

"Sólo ven si encontraste el amor y tienes una situación estable (o al menos estable como la mía) porque no quiero daños ni entre los dos, ni aún menos a terceros, pero si te encuentras en esas condiciones, por favor, encuéntrame como tantas veces me encontraste antes, porque te necesito"

Cuanta fórmula para tan poca cosa (poca cosa???) cuánta fórmula para conmigo misma y la luna que me mira compasiva.

Y el amigo amante que se metió en mi cama no sólo con las botas, sino con el alma desnuda y mucho  más indefenso y sólo de lo que yo hubiera pensado nunca, me abraza estrechamente cuando le cuento mi noche sola, mi intermezzo placentero de mujer casi consciente que por una vez en su puñetera vida ha cabalgado sóla sin obligar a nadie, y ha pasado un buen rato sin anestesiarse ni avergonzarse, sin ti pero contigo, y llamando a gritos a otro, de quien no debes tener celos, aunque sería el único hombre que podría arrancarme de tu lado si la vida, en lugar de producirse en el presente, se reprodujera en un pasado mejor del que fue, que ya no existe ni volverá nunca.

Qué pasaría si se conocieran? Mis dos paradigmas de la calma se respetarían y quizás se llegaran a amar incodicionalmente, en silencio, con una sonrisa comprensiva.

No me imagino a ninguno de los dos partíendose la cara con el otro en un reto típico y tópico.

Pero Loren, me duele haberte perdido, que puñeta, y si en mi más desbocada fantasía sueño que me lees, porque no pronunciar tu nombre en clave? Ahora te necesitaría, quizás sólo porque no puedo olvidar aquella inercia mágica, por la cual de manera inexplicable, acudías cada vez que te necesitaba.

Se feliz mi vida, yo le amo, y se que aunque me llenen de amor te necesitaré siempre, pero por más que clame al cielo, no tengo derecho, nunca màs, a usarte como mi oso de peluche.

Ahora que amo, menos que nunca.

Pero quizás es cuando más te necesito.

Amar es duro, coño, que bien lo sabes.

Un mordisco a la realidad

Un mordisco a la realidad

En algunos momentos me asalta la duda. Vivir con un pié fuera del sistema es algo que he elegido, y no me arrepiento, aunque hay cosas que me desesperan, pienso que mi economía aún es mejorable, y que por lo que respecta al resto de los ámbitos de la vida, estoy mucho mejor con el pié fuera que atrapada dentro.

La duda no es por eso. Es porque no me gustaría encontrarme con que a fuerza de vivir así me estoy aislando un poco de la realidad.

Soy y seré defensora que la mejora del entorno empieza por uno mismo y de ahí a los más cercanos, en una suerte de diagrama de círculos concéntricos que como en el efecto de la piedra lanzada al estanque, son más difusos y terminan perdiéndose cuanto más lejos se dibujan.

Sin embargo la duda está ahí, no llega a doler pero es como una molesta piedra en el zapato de la conciencia.

Entonces es cuando intento acercarme a la realidad. Ver las noticias, interesarme por lo que hacen y dicen aquellos que, si no rigen del todo nuestros destinos, por lo menos si que influyen, para bien o para mal, mucho en nuestras posibilidades de desarrollo y nuestra calidad de vida, los señores políticos. No quiero des-responsabilizarme, desconectarme del mundo, por más que viva de un modo alternativo, como lo llaman ahora.

Pero el panorama es tan desolador, que vuelvo la cara a las montañas y le pido al sol y a la lluvia que me besen en la frente para lavarme de todo lo que mis oídos han escuchado, de lo que han visto mis ojos, de lo que mi corazón, pendiente de un hilo, ha sentido, al acercarme a “la realidad político-social” de mi país. O quizás debería decir de mis países, puesto que soy catalana y eso de entrada me regala un estupendo bilingüismo, y de salida se supone que me crea un bonito problema de identidad patria.

Y ahí me quedo, frente al televisor, viendo debates, y resultados de encuestas, y resultados de referendums, y opiniones post-votaciones.

Es asqueroso, todo esto es asqueroso. Encaramados en sus superestructuras sustentadas por teorías socioeconómicas, por marketing de dudoso gusto y nula honradez, hablan del pueblo como si el pueblo les importara, cuando les importa un carajo. Como si tuvieran la menor idea de cómo vive el pueblo, y que es lo que a ese pueblo de veras le preocupa. Como si fueran nuestros papás amorosos que van a cuidarnos y a llevarnos a un buen colegio y a comprarnos un coche y un ordenador de última generación, a cada ciudadano. De verdad me da mucho asco todo esto, no encuentro otra palabra.

Señores políticos, en el referéndum para la aprobación del Estatut de Catalunya hubo mucha abstención porque era domingo, mes de junio, con sol y calorcito, y la gente se largó a olvidarse de sus caras y de sus tonterías, a desahogarse de su semana, mes, año, currando en lugares donde se produce mucho, pero donde el trabajador se siente cualquier cosa menos una persona, y menos todavía una persona realizada. La gente se fue a la playa señores, eso es lo que pasó, en un porcentaje mucho más elevado que cualquier “castigo político” y similares zarandajas.

Y un apunte final, a mi los del PP (y estoy haciendo una excepción porque siempre he evitado la política en mi blog, pero hay momentos en los que no puedo contenerme), me parecen profundamente antidemocráticos e incluso profundamente anticonstitucionales (y anti-derechos humanos, si nos ponemos, también me lo parecen).

Alguien debería hacer algo con eso, puñeta, que fijo que no soy la única que lo pienso.

Amén.

Agua

Agua

Íbamos a la montaña a tomar algunas fotos, para mandarlas a un concurso amateur que se organiza este mes en la comarca.

Desde que empezaron nuestras salidas fotográficas yo quería aprovechar la ocasión para ir a un sitio adonde me llevaron hará unos cuatro años, pero no conseguía recordar como llegar.

Al salir de la rotonda vi un autoestopista, y le paré. Alguien podría tomarme por loca, pero subo o no a los autoestopistas en función de mi pura intuición. Este concretamente llevaba una melena muy larga, un sombrero de lona, una bolsa en bandolera. Un auténtico hippy.

Iba al mismo pueblo que nosotros y se me ocurrió preguntarle por el lugar que andábamos buscando. Nos dejó justo en la entrada de la pista forestal que conducía a aquel mágico rincón, y con todo lujo de detalles me indicó cómo llegar desde allí.

En el camino encontré a una conocida, a quien hacía tiempo que no veía. Estaba cambiada, como si hubiera madurado de repente. Recordé su casa en lo alto de una loma, con sus cabras, sus gallinas, sus ovejas, su caballo, su huerto…. y pensé que debía volver allí también, pronto. De hecho luego me di cuenta que la misma pista forestal lleva a esa casa si en un momento determinado tomas un desvío.

Un poco más tarde llegábamos a Can Blanch, en un despiste, la casa donde se originó la leyenda de la “dona d’aigua ”, la leyenda que tiene lugar justo en el rincón que queríamos visitar.

Me bajé del coche y entré a preguntar. Pasé primero por una auténtica plaza, con corrales a la izquierda, donde reposaban algunas máquinas viejas, y un destrozado Jeep. Al otro lado había una pequeña puerta de cristales con muchas macetas de flores, y un poco más allá una pequeña ermita.

Podría haber preguntado en aquella puerta, pero mis pasos me llevaban a la entrada principal.

Unas niñas y una adolescente jugaban en un hermoso jardín. Pregunté, y me aconsejaron que llamara a la casa grande.

El timbre sonó en el interior de un hermoso caserón, una auténtica masía señorial, con la puerta de la ermita justo al lado, luciendo unas flores rosadas.

En la penumbra se veía un espacioso recibidor, y una sala grande con una estupenda lámpara de globos de cristal, muy antigua. Todo lo que contenía esa casa llevaba allí muchísimo tiempo, pero estaba bien conservado y daba una extraordinaria sensación de calidez.

“Ya voy” . Oí una voz dulce y prudente que contestaba.

Enseguida me abrió una mujer menuda y morena, con la carita de una muñeca de porcelana, que se apoyaba en un bastón.

Me presenté, y ella me explicó, con la voz cantarina como una fuente, dónde estaba el lugar. Se sonrió traviesa al decirme que era muy normal que me hubiera extraviado, y luego me aseguró que en el lugar ya no había agua, sólo las piedras.

Cuando yo le conté que unos tres años antes aún caía agua hizo un gesto con la mano y me contestó mirando al vacío que la sequía era terrible.

Mientras hablábamos, salió otra mujer de la casa, alta y esbelta, con el pelo blanco y rizado, aire decidido y sin embargo andares suaves.

Qué amables fueron, que hermosas eran.

Me fui de allí con una sensación agradable pero muy extraña. Caminé hasta el coche y le conté a Sergio lo que me había dicho aquella mujer.

Aparcamos el coche al llegar al río y nos desviamos a la derecha, donde encontramos una pista secundaria que estaba cerrada al tránsito con una cadena. Yo no recordaba nada de la primera vez que estuve allí, y me extrañaba.

Bajamos hacia el río por una pendiente, y aunque no era ese el lugar, descubrimos otro bonito rincón. Aquellos parajes están lleno de ellos, y gracias a Dios poca gente los frecuenta.

Desde allí mismo, descalza, entre el riachuelo y las piedras, arañándome con las zarzas que se me pegaban tenaces a los pantalones arremangados, avancé siguiendo el curso del agua, y di con las rocas que señalaban el salto de agua.

Cuando llegamos allí lo reconocí todo al instante, y sentí una gran satisfacción. No estaba seco. Me eché a reír y le dije a Sergio que aquella mujer era una mentirosa. Luego me desnudé y me fui a recibir el agua que cae de las rocas con fuerza, gritando como una niña, por el frío y la impresión, gozando lo indecible, lavándome, alimentándome, fortaleciéndome, vibrando.

Se que hace años el caudal era mayor, y la cascada naturalmente más espectacular, pero sigue habiendo agua, sigue siendo un lugar mágico, con leyenda o sin ella.

Ya lo he encontrado. Ahora puedo volver, siempre.

Y ahora se que las dos mujeres del caserón son mujeres de agua, dos hermosas y amables mujeres de agua, auténticas. Gracias.

La lloba i la lluna

La lloba i la lluna

Si alguien dudaba todavía de que soy un culo inquieto, ahí va otra muestra. Un nuevo blog, esta vez, escrito íntegramente en catalán.

Ahora me doy cuenta de que empecé en abril del 2004, es decir, hace un par de años, y ya llevo abiertos cuatro, photoblogs aparte.

Luna S.A. de blogia, que no he dado de baja, porque me apetece conservarlo.

Luna S.A. de zonalibre, que también sigue ahí aunque ya no en activo.

Este, el boudoir, que durante un tiempo simultanée con el de zonalibre y en el que después de un tiempo de secano el invierno pasado, sigo, sin fecha de caducidad.

Y ahora la nueva aventura en catalán, La lloba i la lluna.

Pronto (mañana? :D) nuevo fotoblog con diseño creación de Strambotica. Os mantendré informados.

Dejaboo.net

Dejaboo.net

 
 
El artículo anterior lo escribí inicialmente como reseña de cine para dejaboo.net . ¿Os suena?
Se trata, según su propia definición de una red social de cultura y entretenimiento. Dentro de dejaboo encontramos reseñas de lo más variadas sobre libros, música, cine, videojuegos, hechas por los mismos usuarios. Por lo que voy viendo la mayoría de los usuarios son blogueros.
Está muy bien organizado y diseñado, para mi gusto, y además los que engendraron el proyecto trabajan en él contínuamente.
Mantienen también un blog donde todo el mundo puede informarse de las novedades.
De hecho para mí personalmente, es estupendo poder acudir a dejaboo para informarme de libros, pelis, etc que no conozco más que de oídas, o que simplemente no conozco, y saber un poco de que se trata, y qué opinión les merece a varias personas que muy probablemente tiene gustos afines a los míos, cosa que puedo ver consultando su perfil o incluso entrando en su blog.
Me interesan mucho más estas opiniones que la de los críticos habituales de prensa, que a menudo me desorientan más que ayudan a la hora de elegir, por ejemplo, que película voy a ver.
Su función social está clara, ya que proporciona a la vez la posibilidad de conocer a gente con la que compartes criterios y aficiones culturales.
Para ser miembro, se necesita la invitación de alguien que ya lo sea, lo cual me parece una gran idea, que cómo ellos mismos explican, permite que dejaboo tenga un crecimiento constante, pero sostenido y sostenible. Si alguno de vosotr@s está interesado, por favor que se ponga en contacto conmigo.
Me parece una iniciativa genial, muy dinámica, agradable, útil y fácil de utilizar. Además difunde y promociona la cultura, y eso siempre es bienvenido, digno de mención, y de aplauso.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres